Esquema de vacunación

Esquema de vacunación

18.03.22

Protege a tu bebé contra los virus que podrían complicar su salud e incidir en su desarrollo; infórmate sobre cuáles dosis debería recibir.

Las vacunas son sustancias seguras para prevenir las infecciones de brotes víricos. Si una persona no se encuentra vacunada, sería más susceptible a contraer enfermedades poco comunes y peligrosas; por ejemplo: la poliomielitis que causa parálisis, y el sarampión que puede provocar encefalitis y ceguera, condiciones que sin la administración previa podrían ser mortales, según establece la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Infecciones a raya
Javier Nieto, infectólogo pediatra, señala que existe una serie de vacunas comunes que se les deben administrar a los niños durante el primer año de vida, previa consulta del médico tratante, por ejemplo: contra la poliomielitis, el sarampión, la rubeola, paperas, hepatitis B, influenza, neumococo, haemophilus influenzae tipo B, y la pertussis (tos ferina). Son aplicadas a través de una inyección o por vía oral, según el tipo de inmunización.

Dosis necesarias
La cantidad de antígeno o sustancia necesaria para los niños primerizos dependerá de los estudios llevados a cabo, que evaluarán la respuesta de los anticuerpos a estas dosis, así como la seguridad que ofrece la formulación, según indica Nieto. Además, la cantidad recomendada será de acuerdo con la edad del infante.

Tiempo de efectividad
Hay vacunas que requieren ser administradas nuevamente, por ejemplo: la del sarampión, que ameritaría ser aplicada entre los cuatro y seis años; y la de la influenza, que deberá aplicarse anualmente, explica el especialista en infectología.

Rechazo del organismo
Ante el rechazo de las sustancias, el bebé puede presentar dolor e inflamación en el sitio de la inyección. Para aliviar las posibles reacciones, los especialistas podrían prescribir un analgésico al menos cuatro horas antes de la administración de las vacunas inyectables. 

Contraindicaciones
Hay vacunas que son peligrosas en niños con alguna patología. Entre las sustancias, las de virus vivos (varicela, sarampión, bacillus Calmette-Guerin) pueden contraindicarse en pacientes con enfermedades graves del sistema inmune, o que reciben tratamiento oncológico activo; las que son contra los rotavirus están prohibidas en lactantes con algunas malformaciones congénitas gastrointestinales, porque podrían sufrir un cuadro infeccioso por la cepa vacunal.

Recuerda que muchos efectos secundarios son producto de la reacción del sistema inmune ante la vacuna, son temporales y no afectan la salud de tu hijo. Para disminuir algunos de ellos como el dolor de cabeza o un poco de fiebre, puedes utilizar nuestros medicamentos de venta libre disponibles en la sección de Salud y Bienestar de Arrocha.com. Consulta siempre con tu médico.
Agradecimientos: Javier Nieto, médico infectólogo. Sociedad Panameña de Infectología Pediátrica. @jnietoguevara

La nueva experiencia de compra ha llegado a ARROCHA y queremos que TÚ seas parte de ella.