Hidratación en el embarazo

Hidratación en el embarazo

18.03.22

Retribuye la pérdida de minerales y beneficia el desarrollo de tu bebé durante los nueve meses de gestación con una buena hidratación. ¡Hazlo por el bienestar de ambos!

¿Tomar agua es la única manera saludable de hidratarse? No, también puedes tomar jugos, comer frutas y consumir algunas verduras que, además de contribuir con una dieta balanceada rica en vitaminas para tu bebé, te permitirá recuperar los minerales perdidos por los vómitos, diarreas y malestares físicos propios del embarazo. Consumir el líquido necesario no es igual a caer en excesos, como todo, esto emporaría la situación; recuerda, no todas las mujeres poseen los mismos requerimientos nutricionales ni realizan las mismas actividades físicas.

Cero malestares
Beber demasiada agua te puede inducir al vómito, pero ingerirla frecuentemente en pequeñas cantidades, te ayudará a evitar las náuseas y la acidez gástrica causada por los alimentos. La hidratación recurrente mejora el flujo intestinal, contribuye a la eliminación de toxinas, disminuye la incidencia de cálculos renales y evita las infecciones urinarias. En cambio, la deshidratación produce dolores de cabeza, vómitos y, en algunos casos, contracciones.

Estrías
Como la piel se extiende considerablemente, es común el surgimiento de estrías, que no son más que rupturas en la dermis. Aunque prevenirlas no es tarea fácil, el método natural más recomendado es hidratarse adecuadamente con agua, sumado a una alimentación saludable y una constante rutina de ejercicios. También puedes aplicar lociones con ingredientes naturales.

Sales minerales
Siempre que manifiestes flatulencias, las bebidas con sales minerales de absorción rápida estimulan la secreción de jugos gástricos, catalizadores del proceso digestivo, que por lo general se dificulta durante el embarazo. En cambio, una hidratación inadecuada empeora los molestos síntomas de gases, dolor gastrointestinal e hinchazón abdominal. Consulta con tu médico acerca de la dieta y bebidas más adecuadas, puesto que un alto contenido de sodio podría favorecer la aparición de edemas y la hipertensión arterial.

Aliados
Las frutas y verduras ricas en agua aportan no solo vitaminas, fibras y antioxidantes, sino que aseguran tres beneficios en el embarazo: óptima hidratación para mejorar el aspecto de la piel, mejor digestión y alivio del estreñimiento. Incluye frutas en tu dieta; tales como sandía, melón, naranja y piña, ideales por su alto contenido de agua y azúcar. Agrega siempre una porción de vegetales a todas tus comidas.


Sed por dos
Cuando estás en período de gestación, notarás mayores ansias por tomar líquidos. Esta necesidad se debe a los cambios hormonales y los desequilibrios en la regulación térmica de tu cuerpo. Pasas de consumir ocho vasos de agua, equivalentes a dos litros, a tomar diez vasos, igual a 2.7 litros diarios. Es normal, no te preocupes. Lo importante es que no olvides ingerir agua. 

La nueva experiencia de compra ha llegado a ARROCHA y queremos que TÚ seas parte de ella.